Mis lucecitas..

viernes, 30 de septiembre de 2011

Lo intento, lo sabés. Muero por lograrlo, lo intento, lucho cada día, pero cada vez se hace más difícil.
Me engaño, creo que puedo. Que pude. Que ya lo logré y trato de sentirme feliz; de ponerme esa máscara de alegría, tan hipócrita, que oculta la verdad. Una verdad única y tan inaceptable para mi. No puedo odiarte.
No quiero olvidarte. No quiero perdonarte. No quiero más caricias ni promesas. No quiero más creer en algo que nunca va a suceder, esperar esos cambios que no van a ocurrir. No quiero más flores ni corazones de papel. No quiero más creer en algo que nunca existió. 

Quiero odiarte. 

Pero no lo consigo.

domingo, 24 de julio de 2011

Perdoname. No puedo seguir sin vos, TE NECESITO.

Por un tiempo no voy a salir, ni a pensar. No voy a escribir más, no voy a hablar de vos ni de nada. Dejaría hasta de respirar si te molestara.
La infinidad de números no llegarían a describir todo lo que haría por vos. Para que te quedes conmigo, para que no me dejaras.
Sé que ya es tarde, y no hay forma de cambiar las cosas. Pero en serio, dejaría hasta de respirar si te molestara.
No puedo ya controlar mi dolor, no puedo guardarlo. Cada vez esto se pone peor y te necesito más. Te necesito a vos, la necesito a Ella, y ya no hay nadie que pueda hacer algo en contra de nada, ya no hay nadie que pueda explicar mi dolor, nadie puede detenerlo, ni contenerlo. Ya es demasiado, mi dolor.
Me quedo vacía, no puedo seguir si no estás. Te pido, te ruego, te lloro, una vez más...

No me dejes. No te vayas. Por favor.          



Y que te quede claro...                                  


Dejaría hasta de respirar,
si te molestara.


sábado, 16 de julio de 2011

" Para tí, que lloras por tus muertos "

Estoy intentando, hace varios días inspirarme para escribir algo distinto, para que varíe un poco este blog ultimamente monótono. Y sinceramente pido disculpas, pero estoy en una de esas crisis que no puedo dejar de pensar en un mismo tema, en el mismo problema de siempre. Esa ausencia que me devora, que no me deja ser como a veces quisiera ser. Y cada vez que me pasa eso, recuerdo algo que magicamente -sí, magicamente hablando en serio-, me hizo llegar mi madre, Dios, el cielo o quien quiera que sea. Y me da ganas de seguir.
Se los dejo por si alguno también lo necesita, no creo que a nadie le venga mal...

"Si me amas no llores! Si pudieras conocer el misterio inmenso del cielo donde ahora vivo; si pudieras ver y sentir lo que yo siento y veo en estos horizontes infinitos y en esta luz que penetra y envuelve todo, no llorarías si me amaras.

Ahora me absorve el encanto de Dios, de sus expresiones de belleza sin confines.

Las cosas del pasado aparecen tan pequeñas y mezquinas en la comparación!

Me ha quedado el afecto para ti, una ternura que nunca conociste! Nos hemos amado y conocido en el tiempo, pero todo en aquel entonces era tan fugaz y limitado...

Yo vivo en la serena y feliz espera de tu llegada entre nosotros. Tú piénsame así, en tus batallas piensa en esta maravillosa casa donde no existe la muerte, y donde juntos calmaermos nuestra sed en la unión más pura y más intensa. En la fuente eterna de la felicidad y el amor.

No llores más, si en verdad me amas. "

miércoles, 6 de julio de 2011

FELIZ CUMPLEAÑOS HERMOSA


Perdón por el día de atraso, todavía me cuestan estas cosas. Por suerte no tengo mucho por lo que arrepentirme de cuando estabas acá, y ahora son menos las cosas que tenés que saber. Pero aún así no puedo evitar mi egoísmo y querer tenerte conmigo. Necesito tenerte acá, poder abrazarte físicamente, para así poder sentirte más profundamente. Quiero que sepas de mi vida, que me ayudes, que me des esos consejos de madre que tanto me hacen falta. También los retos, que solían ser los mejores, más allá de lo que me dolía decepcionarte. Necesito tus manos, tus abrazos y consuelos. Extraño que me digan que me parezco a vos, que somos dos gotas de agua, porque ya poca gente te recuerda, y la que lo hace, evita hablarte, pensando que así el dolor sana. Pero no es así. Muy equivocados están. Te sigo teniendo presente en cada momento, cada segundo de mi vida, y no hay día que no te piense, que no te extrañe y que no necesite verte. O escucharte. Lo único que me da vida es saber que un día voy a volver a verte, yo se que me esperás.

Te amo MÁS que a mi VIDA.

miércoles, 29 de junio de 2011

Hoy no voy a leer el diario, ni a escuchar noticias. No prenderé el televisor.
¿Es que, acaso, no ocurren cosas buenas en el mundo?
Nadie sale en las noticias a agradecer a un amigo que pasó días consolándolo. Nadie sale a comunicar a sus seres queridos cuánto los aprecia. Nadie agradece por lo que le tocó, sin mirar al costado, y reprochar lo que no tienen, por más que no haga falta.
Se necesitan ganas para mucha gente. Ganas de vivir.
No se puede andar por la vida como si ésta no fuera un regalo.
Hay que agradecer, reír. Gritar cuando haga falta. Hablar con extraños. Sonreír al mundo.
Esas son algunas de las cosas que aprendí en mi corta, pero valiosísima vida.
Alguien no tiene la oportunidad de estar haciendo lo que nosotros sí.
Hay gente que sufre. Hay carentes de amor. Gente que por sí sola no puede expresarse o movilizarse. Hay gente que pierde a quien más necesita en la vida. Personas que quizás nunca nadie las hizo feliz, que nunca nadie les regaló una sonrisa sin ninguna otra intención que luego verla reflejada en ellos.

Una persona muy sabia una vez me dijo:

Vive
de manera que los demás,
por lo menos,
sospechen
que Dios existe.

Y me dí cuenta que mucha razón tenía. Quizás con muy poco nuestro podemos hacer feliz el día de alguna persona que lo necesita.
HACELO.
Intentemos dejar de ser personas sistemáticas y acartonadas, y démosle la oportunidad a cualquiera, de ser feliz con una sonrisa, un abrazo. No guardemos todo lo lindo que tenemos para una pequeña selección de personas y aportemos a este gran cambio. Que hoy empieza por mí, mañana por vos, y algún dia será para vos.

sábado, 25 de junio de 2011

Tú serás
lo que tanto buscaba y yo creía que no existía.

Tú vendrás
robandome la vida para fundirla con la tuya.



¿Y qué será de mi cuando descubra que tú serás el cielo que jamás podré tocar?

domingo, 19 de junio de 2011

Pero cuando te veo


               No hay tristeza,
                            No hay enojo,
                                      No hay pena,


que valga para decirte lo que de verdad siento, todo el daño que me hacés.
Me lo advirtieron cuando era niña, y nunca quise escuchar.


No se puede detener. No se puede elegir.
Causando ese dolor tan angustiante y placentero a la vez. Tan desesperante.
Tan merecidamente hermoso.

ASÍ es el AMOR.

sábado, 18 de junio de 2011

YA

NO

PUEDO

MÁS

ASÍ.


No se si es esta noche. No se si es el momento. No se si es mi mal humor. No se si es la situación. No se si soy yo, si sos vos. No se si es el resto. No se si es el tiempo. No se si es la costumbre. No se si es mi falta de cariño. No se si es mi demanda permanente de amor. No se si es que quiero que todo sea perfecto. No se si soy demasiado soñadora. No se si soy muy exigente. No se si soy depresiva. No se si busco algo que no existe. No se si demando más de lo que debería. No se si realmente es todo como pienso. No se si realmente algún día esto pueda cambiar. No se si te creo. No se si es el tiempo. No se si esto es lo que busqué. No se si esto sigue, o si terminó. No se si todo fue un engaño. 
No se si quiero. No se si querés.


Pero, aún así, lo único que se es que
TE AMO.

(Y eso no voy a poder cambiarlo).

viernes, 10 de junio de 2011

Ni mi Romeo, ni tu Julieta.

No somos almas gemelas.
No somos iguales, ni mucho menos. Muy distintos. Quizás opuestos. No nos ponemos de acuerdo. No compartimos gustos. Y casi nunca nos entendemos.
Pero aún así no puedo no amarte. No lo elegí, vos sí. Y ahora soy yo quien cae a tus pies y te pide que no te vayas, que no puedo sin vos. Que te necesito cuando estás, y te extraño cuando te vas. Que nada me es suficiente con vos, que siempre quiero más. Que mi vida cuelga de un hilo que vos no debés soltar.
Estás molesto, lo se. Te conozco tanto...
Pero no puedo dejarte ir. No puedo dejar que se vaya mi vida en vos.
No puedo, no quiero dejarte ir. 
No somos complementarios.
Ninguno tiene lo que el otro necesita. Ninguno busca lo que le falta en el otro. Nadie espera vernos felices para siempre. Y poca gente confía en este amor.
No nos importa nada, ni nadie. Sólo nosotros.
Lo único que quiero es estar para siempre con vos. Es poder vivir esta vida diciendo que encontré a quien amar, y que tuve quien me amó por siempre, en cada momento. A pesar de todo. Sos el hombre de mi vida. Sos esa persona que Dios creó para mí, quizás sin saber que algún día te encontraría, quizás te inventó para que te soñara y no para que te tuviera. Quizás Dios nunca planeó este encuentro, quizás Dios nos quería más felices, cada uno separado del otro, ansiándonos, deseándonos.
Pero nos encontramos. Debió ser así.
Algo lo decidió por nosotros, y aunque nunca lleguemos a ser la pareja perfecta, ni vos mi Romeo ni yo tu Julieta, nos puso al otro en el camino. Y nunca nadie podrá tener un amor así. Que sin siquiera entenderlo, o quererlo, ninguno pueda ser alguien por sí solo.

domingo, 5 de junio de 2011






"Me estoy muriendo pronto, y he escogido estar alegre."



Veanlo, realmente vale la pena.
Una gran lección de vida.

viernes, 3 de junio de 2011

Llévate los restos de abril.
Llévate los besos que jamás te di. Los segundos de mi reloj, y este corazón roto en dos.
Llévate tu piel y el dolor.

Llévate tu nombre lejos de mi voz.
No tengo a donde ir. Me desbarata tu amor fugaz, que a veces hiere, y a veces mata.
Llévate esta absurda verdad. Dime donde guardo tanta soledad.

Llévate contigo tu voz, y jamás me digas adiós".
Déjame el silencio, que aquí cada historia me habla de tí.
Llévate mis sueños, y el universo que se vuelve tan pequeño.
Llévate el sur, y el sol, que estoy y vivo desorientado si no estás conmigo, amor.
Si el pasado te hizo sufrir,

              maldito quien vino antes de mí.

lunes, 30 de mayo de 2011

sábado, 28 de mayo de 2011

¿Quién dice lo que está bien
y lo que se debe,
si lo que vale es lo que uno quiere
y lo que más nos haga feliz?

miércoles, 25 de mayo de 2011

De manera inexorable anhelo que desaparezcas, que alguien encuentre la forma de sacarte para siempre de este mundo. De mi vida.
Deseo como nunca que no existas. Que dejes de destruir.
Quiero saber, que nunca más vas a poder dañar a alguien, que nadie más va a sufrir esto. Nunca más.
Quiero que dejes de lastimar a quienes quiero. Y que me devuelvas a quienes necesito.
Deseo más que nada, que nunca hubieras existido. Que nada, ni nadie te traiga una vez más. Que encuentren algo que te destruya, y que nunca más hagas el mal.










martes, 24 de mayo de 2011

Una vez más: punto final.

Nos hemos quedado mirándonos, un poco incómodos, sin saber qué decir.
Yo tengo tantas preguntas que quiero hacerte y no me atrevo.
Vos tenés tanto miedo de que te las haga... Me calla el miedo de perderte.

Para ganar tiempo enciendo un cigarrillo, sonrío tontamente, hago un comentario estúpido.
Por debajo de nuestras voces, inaudible, hay un diálogo que no tiene nada que ver con lo que nos estamos diciendo.
¿Qué pasó en realidad? ¿Porqué nos hemos convertido de pronto en estos dos extraños acartonados con ganas de ponerse a llorar?
Y nos incomoda la mesa de por medio, las tazas de café, el mozo mirando, la gente.
Nos incomoda la ropa, la hora, el lugar, nuestras historias divergentes, el encuetro a destiempo... O por lo menos en un tiempo que todavía no se ha cumplido para que podamos estar juntos siempre.


Repentinamente recuerdo todos los consejos que me han dado con buena voluntad algunos amigos.
"No lo presiones", "Dale tiempo", "Esperá".
Esperar. Qué palabra tormentosa, sinónimo horrible de agonia.


Ya sé, es la enfermedad llamada costumbre.
Mirás la hora en tu reloj, disimuladamente, haciéndote el que se acomoda el puño de la camisa. No te atrevés a decirme que es tarde, que te están esperando en otro lugar, que hay que empezar de nuevo a cuidar  los horarios... que no te puedo llamar por las noches antes de dormir, que debemos ser cautos, cuidadosos. Hipócritas.
No te animás a decírmelo, pero yo entiendo.
Pero, ¿porqué entiendo? ¿Porqué siempre tengo que entenderlo todo?
Nos ponemos de pie, nos despedimos. Y me asombra no ponerme a gritar, a golpearte con bronca. Me asombra no ponerme a llorar como desesperada para que me escucharas una vez más, para que volviéramos a intentar todo de nuevo, sabiendo que no va a funcionar. Me asombra mi silencio resignado. Y tu cara de no importarte nada, una vez más.
Otra vez, no pude decirte que lo estuve pensando, que hace ya muchas noches que no puedo dormir, que ya no sé como solucionarlo. Que no sabemos como arreglarlo.
Y habrá que volver, a ser uno más.
Ya basta de jazmines en los bolsillos, de cartas de amor escondidas en los cajones. Ya basta de bajar la ventanilla del coche para que yo te pregunte: "¿Me querés?" y vos me digas: "Siempre preguntando lo mismo. Sí que te quiero, tonta" Y me sonrías.


Me ayudaste, te ayudé. Nos usamos en el mejor sentido de la palabra.
Y de repente ogio mi voz, que habla, que te da las palabras que por dentro mío quiero decir, por su cuenta:
- No lo resisto más, se acabó.
- No, por favor. Necesito tiempo.
- Lo sé, y por eso me hago a un lado y te dejo tiempo. Todo el tiempo.

Dejás el café por la mitad, te levantás. Me aferro a la manga de tu camisa. No quiero soltarte, no puedo dejarte ir. No quiero perder así, todo lo que tengo.
Brillos en tus ojos. Y el brillo de una lágrima que no querés soltar, pero que está. Que cae, y desaparece en la comisura de tu boca. Y mi boca.
Mientras te veo ir, siento que me vacío por dentro. Siento otra vez, eso que tantas veces sentí.
Habré tenido una vez más, una historia para olvidar.

sábado, 7 de mayo de 2011

Quiero mirarte un poco,
y soñar que el destino es junto a , mi amor.

sábado, 16 de abril de 2011

Perdona si te llamo amor.

Quién sabe cuanto tiempo llevo pensando en él, desde aquel día en que lo vi y nunca lo olvidé, pero pensé que sería pasajero. Esas cosas nunca funcionan, nunca me salen bien a mi.
Y después, sorpresa. Vuelvo a encontrarmelo en cada lugar, en cada grupo, y descubro que tenemos la misma edad, que me mira y me sonríe. Es realmente atractivo.
Comenzar a salir juntos después de clases para ir a dar una vuelta en su auto, a tomar un helado en esos lugares que quedarán marcados para siempre, asistir a los ensayos de algún grupo en un sótano. Hasta que todo nos lleva a besarnos entre los sonidos y colores de un sábado por la tarde en un bar. Luego el viaje continúa, y el beso se convierte en una noche solos en casa con mis padres. Una casa demasiado grande para un amor quizá demasiado pequeño.
Él con una flor. Una sola, dice, porque así será especial. Un beso, uno sólo no. Otro. Y otro más, Manos que se entrelazan, ojos que se buscan y encuentran espacios y panoramas nuevos. Esa vez. Momento único. Que desearías que no acabase. Que fuese el inicio de todo.
Descubrirse vulnerables y frágiles, curiosos y dulces.
Una explosión. Al otro día: "Eres mía, estamos demasiado bien juntos, no me dejarás nunca. Te amo." Y después: "¿Dónde estabas? ¿Quién era ese? ¿Porqué no te quedas conmigo hoy, en vez de ir a bailar con tus amigas?"
Y comprendes que talvez amar es otra cosa. Es sentirse ligeros y libres. Es saber que no pretendes apropiarte del corazón del otro, que no es tuyo, que no te toca por contrato. Debes merecerlo cada día. Y se lo dices, se lo dices a él. Y eres conciente de que hay respuestas que quizá deberian cambiarse. Es preciso partir para volver a encontrar el camino.
Él me mira enfadado, de pie, ante la puerta de su casa. Y dice que no, que me equivoco, que somos felices juntos. Me toma las manos, con fuerza. Porque cuando alguien que quieres se te va, intentas detenerlo con las manos, y esperas poder atrapar así también su corazón. Pero no es así. El corazón tiene piernas que no ves.

jueves, 24 de marzo de 2011

Frios inviernos;
sacan lo malo que hay en mí,
sueltan la pena que ayer perdí.

domingo, 20 de marzo de 2011

Un nuevo paraíso.

Te invito a mi mundo, este mundo tan iluso, tan inocente. Este mundo lleno de sueños y salpicado de realidades. Te invito a mi mundo, donde podemos ser felices, sin tener en cuenta nada y a nadie más que nosotros dos. Sin volver a recordar que nuestra historia es imposible. Sin darnos cuenta que vivimos afuera de un mundo que no conoce nuestra historia, y que posiblemente tampoco nunca la conozca.
Sin recibir críticas ni halagos de nadie, sin mentiras ni falsedades.
Nunca quisimos lastimar a nadie, buscamos nuestra propia manera de poder ser felices y fue ésta, escaparnos de esa realidad llena de prejuicios y sentimientos que no existen.
Olvidemos todo lo que pasaría si seguimos cayendo en esta gran debilidad de amar, de no ser. De depender el uno del otro. Esa hermosa y desesperante sensación.
Este es mi mundo, no se compara con ningún otro. En ningún otro mundo, nunca fui tan feliz. Nunca fui tan feliz como cuando estás a mi lado.
Te invito a que vengas conmigo, a que nos fuguemos por un rato más a ese universo paralelo que nos brinda esa gran diversidad de sentimientos de los que nadie nos priva. A este mundo solamente tuyo y mío. Nuestro nuevo mundo.

Para hoy, y para siempre.



jueves, 3 de marzo de 2011

¿Ves?

¿Ves que aun te puedo llenar con un beso de amor, puedo hacerte temblar cuando escuchas mi voz?
No está todo perdido si quema mi fuego en tu piel cuando digo tu nombre.
Sé que no todo acabó, el amor sigue aquí, esto no terminó. Todavía me miras como ayer. Tiene tanto poder lo que siento.
¿Ves que lo nuestro es eterno? Yo te puedo amar. Déjate llevar.
¿Ves que mi amor es tu amor? Que tu ausencia es dolor, que es amargo el sabor si no estás, si te vas
y no regresas más.
Que aún te puedo llenar, con mi piel en tu piel, de pasión. Que aún se puede salvar la ilusión, para volver a estar en tu corazón.
¿Ves que me acuerdo de cada detalle de ti? ¿Que es mi unico sueño el hacerte feliz?

Que no importa lo que haya pasado, no importa el dolor si hoy estás a mi lado.

sábado, 26 de febrero de 2011

Díficil decisión.

Ya lo estoy entendiendo. Lo proceso. Me tranquilizo y lo supero.
Duele, pero así es. Algún día tenía que pasar. Y fue ayer. Después de un año, de muchos días, de imaginar tantos sueños, de planear toda una vida juntos.
Conocí como nadie cada detalle, supe cada segundo lo que pensabas, lo que pasaba.
Creímos que sería para siempre, que esto nunca acabaría. Pero no es así, ya no es fácil creer en cuentos de hadas. No siempre hay un final feliz.
Hoy puedo decir, que conocí el amor correspondido, después de tanto necesitarlo, lo encontré. Gracias a Dios lo encontré, y lo amé a él como a nadie, desde el primer día, hasta hoy. Y posiblemente lo siga haciendo por mucho tiempo más, o quizás para siempre, quién sabe. Quizás nunca pueda olvidarlo. Un amor así nunca se olvida, nunca nadie pudo, no creo poder ser yo la primera.
Hoy, no puedo entender porqué, éste amor se divide, deja de ser este sueño hermoso que cada día fue, para empezar de nuevo, cada uno, sin el otro. Para buscar quizás algo mejor, para buscar lo perfecto.
¿Que no existe lo perfecto? Lo sé, ése es nuestro problema.
Y aunque lleguemos a encontrarlo, a vivir un sentimiento más profundo que éste que entre nosotros existió tanto tiempo, yo sé que esto no acaba. Sé que este amor no muere.
Amor correspondido, quizás no el indicado, pero sí el más fuerte.

jueves, 24 de febrero de 2011

No me mires asi, prefiero llorar. Aceptarlo al fin.
No le temo al dolor. Frio y calor, tormenta y calma.
Perdoname amor, sin ti yo me siento mejor.

jueves, 17 de febrero de 2011

Y ya ves, todo lo que hago es por vos. Y si tus ojos lloran, yo me abrazo a vos. Y vas buscando la manera de cambiar. Y vas cambiando mi manera de pensar. Será por tus caricias o tu gran humor.
Que cuando estas conmigo me siento mejor.
Y vas cambiando mil estrellas por mamá. Es que no hay nada que me haga más feliz. Si solo hoy pudiera estar siempre en vos
y sentirme bien.

miércoles, 26 de enero de 2011

Solamente pienso en tí.
Desde el día en que te vi siento mariposas por dentro.

jueves, 20 de enero de 2011

Ahora sí, estoy como quiero,
en un presente a puro sentimiento
sin vivir al compás del minutero
perdiendo al fin la noción del tiempo.

jueves, 13 de enero de 2011

¿De qué me sirve la vida si no la vivo contigo?

¿De qué me sirve la esperanza, si es lo último que muere, y sin tí ya la he perdido?